Fernando Morán, responsable educativo de jóvenes en la ong Cesal España y Vicente Nebot, voluntario en Cáritas y asesor senior en Secot, han dado el pistoletazo de salida a EncuentroCastellón 2020 en una mesa redonda moderada por Juan Luis Valderrábanos. Este acto inaugural partía de la experiencia de la experiencia que en Cesal se ha hecho junto a diferentes familias refugiadas cuyas historias se han podido conocer a través de la exposición «Mira con sus ojos». En ella, los visitantes han podido encontrar las similitudes que comparten con estas personas: rostros concretos que anhelan tener una vida plena.

Tanto Nebot como Morán contaron su experiencia de relación con el diferente; uno a través de su voluntariado en Cáritas y el otro a través del trabajo que realiza con refugiados y migrantes en la ONG Cesal. «Uno puede abrazar si antes ha sido abrazado», explicaba Morán como punto de partida de este encuentro con el otro.

Por su parte, Nebot compartió con los asistentes cómo afrontar una prejubilación aumentó en él el deseo de ser útil y de no desperdiciar la vida, así como de “devolver todo lo que hemos recibido a la sociedad” y de ponerse a disposición de los que lo necesitaban.

Ante la pregunta del lema de esta edición de EncuentroCastellón “¿Qué es el otro para mí?” ambos ponentes testimoniaban una positividad.
En primer lugar, Vicente Nebot, expuso el cambio con el que él ha afrontado las distintas relaciones que ha tenido con el otro. Antes de prejubilarse “establecía relaciones más profesionales y ahora el trato es personal y humano”, al punto que hasta la forma de tratar a su familia se ha visto impregnada por esta nueva humanidad.
Fernando Morán respondía a esta pregunta con la posibilidad que él ha descubierto de reencontrarse con su propio deseo. “Reconozco en el otro un mismo corazón y un mismo deseo de ser querido, abrazado, reconocido, llamado por mi nombre”.

Por último, Valderrábanos les preguntó por el miedo y la barrera que supone relacionarse con personas de realidades tan diferentes a la de uno, a lo que Morán contestaba que “el miedo lo vence una presencia. Como un niño que deja de tener miedo cuando su madre lo coge de la mano”.

 

Para finalizar, Hamsa, que en su llegada a España fue ayudado por Cesal y actualmente colabora con la ong, ha explicado su experiencia y el recorrido que hace Cesal con los jóvenes inmigrantes en el CEPI (Centro de Integración y Participación de Tetuán perteneciente a la Comunidad de Madrid y gestionado por Cesal).