EncuentroCastellón ha acogido la mesa redonda «Medios de comunicación: verdad y libertad» sobre el papel de la verdad en la información para una sociedad libre. Ignacio Santamaría, moderador de la mesa, introducía el tema exponieno que «es imposible ser libre si se vive en una mentira o ignorando la verdad». En un mundo digitalizado como el que vivimos en el que no buscamos las noticias, sino que los algoritmos son los que deciden la información que se nos muestra ¿se puede estar bien informado? ¿Se puede ser libre?

Francisco Fernández, doctor en Comunicación, y Lorena Pardo, directora de programas de Onda Cero Castellón, han trasladado a los asistentes al acto que en la cuestión de la información hay una doble responsabilidad: por un lado, la del periodista, que debe trabajar con un sentido de búsqueda del conocimiento de la verdad para llevar la información al receptor tal cual es el hecho de la noticia. Lorena Pardo ha explicado que «el periodista debe ofrecer los distintos puntos de vista de todo lo que cuenta para que sea el receptor quien juzgue», por lo que el papel del periodista es informar y el del receptor juzgar.

Por el otro, la del que quiere ser informado, que debe salir de la comodidad de la recepción de mensajes afines a su opinión, para que pueda estar en contacto con la realidad con el conocimiento de una información plural. Francisco Fernández ha insistido en la necesidad de ejercitar el sentido crítico porque «ante un exceso de información como el que tenemos ahora corremos el riesgo de buscar en los medios los mensajes que refuercen nuestra ideología, moviéndonos por la emoción y no por la razón».

Esta época comunicativa marcada por las «fake news» (noticias falsas), la posverdad y la viralidad conseguida a través de impulsos de emotividad, se abre el debate de cómo estar seguro de no estar siendo engañado. Los ponentes coincidían en que vivimos en un ambiente de confusión y que el sentido crítico es responsabilidad tanto del emisor como del receptor. Sin embargo, seguimos confiando en los medios de comunicación. Ignacio Santamaría planteó la hipótesis de que todos necesitamos alguien en quien confiar y que cuando tenemos una relación de afecto nos fiamos de que se nos diga la verdad. Ante esta hipótesis, Fernández y Pardo reconocieron que era cierto y que quizá la credibilidad de los periodistas radique en la relación que establezcan con la sociedad y cómo se comunique la verdad a través de la información.